Aspectos legales del ecommerce

Publicado el 15.03.2018 11:03 en Empresas y Servicios

 

empresas

Un aspecto para tener unos buenos términos y condiciones son: la jurisdicción competente, la legislación aplicable, las políticas de privacidad, el consentimiento para uso de datos personales (en caso de ser necesario), las disposiciones sobre propiedad intelectual, las exenciones de responsabilidad (dentro de los límites de la legislación aplicable) y por último pero no por ello menos importante, la declaración de aceptación de todos esos términos y condiciones, que como en cualquier contrato de adhesión, deben ser aceptados en su totalidad por el consumidor o usuario.

Se insiste en el tema de la determinación de la jurisdicción competente, pues al quedar pautado desde el inicio de la relación contractual es más sencillo para las partes saber a qué organismos acudir para la protección de sus derechos e intereses, y en este sentido, también es importante destacar que las partes pueden resolver sus controversias en sedes distintas a las judiciales, acudiendo por ejemplo al arbitraje comercial o a la mediación, y en el primer caso puede escogerse el arbitraje institucional o el independiente, permitiendo a las partes disminuir los costos y dilaciones que implica una demanda judicial.

Hay que tener en cuenta el branding también

Muchas han sido las personas que han apostado por su talento y se aventuraron en el proceso de creación de un producto nuevo y por su puesto único, sin importar los inconvenientes que pudieran o no haber encontrado en su camino. Este es un proceso al que se le sigue sumando gente, sin embargo, mucho no saben cómo iniciar a construir su propia marca.

La marca, además del producto es muy importante, debido a que va a ser lo que te dará pie para idear todas las estrategias de marketing que al mismo tiempo funcionaran para promocionar el producto, venderlo y administrar las ganancias, ahora bien ¿Cómo podemos comenzar con la creación de esta?

Para todo este proceso, existe algo que responde al nombre de branding, este es el seudónimo que se emplea para dar un nombre a la guía que utilizan todos los emprendedores para ayudar en el proceso creativo de lo que se convertirá en su negocio. Esta, tiene una composición bastante sencilla, de elementos que son necesarios para la marca.

En primer lugar, el nombre es fundamental, este también de conocido como naming, teniendo relación con la búsqueda del nombre que le colocaras a tu marca, este debe ser pegajoso y fácil de recordar. Junto a este, la compañía debe contar con un logo, que sea propio y que ayude a identificarla, lo recomendable es que sea llamativo.

Quizás te interese: requisitos tarifa plana autonomos