Proceso constructivo de las cimentaciones superficiales por losas

Publicado el 28.09.2016 10:09 en Empresas y Servicios

 

cimentacion

El proceso de cimentaciones superficiales por losas se practica sobre todo en terrenos rocosos, arcillosos o conglomerados, donde se mantienen verticales los taludes de la excavación, o con una suficiente pendiente que asegure su estabilidad.

Para llevar a cabo este proceso constructivo, lo primero que hay que hacer es acondicionar el terreno con una excavación y con hormigón de limpieza. Se comienza con una excavación con una retroexcavadora con cuchara si fuera el caso de un terreno de tránsito. En caso de ser terreno rocoso o conglomerado se emplearía el martillo, reservando el material acopiado para su posterior relleno o para transporte al vertedero.

Previo a la colocación del hormigón de limpieza, se procede a la limpieza a fondo, eliminando materiales sueltas para lograr una superficie plana y horizontal. Se colocan clavos de acero corrugado ubicado uniformemente sobre la superficie de la excavación marcando la cota del hormigón de limpieza.

El segundo paso es la construcción de las armaduras. Las armaduras se preparan previamente de acuerdo a los planos del proyecto. Se van colocando con las separaciones correspondientes y los recubrimientos consignados en el proyecto, verificando la disposición correcta, en especial las esperas para efectuar los solapes. Normalmente se emplean separadores de las dimensiones adecuadas para respetar los recubrimientos en el proyecto. Para piezas hormigonadas contra el terreno, se realizarán un recubrimiento mínimo de 7 centímetros.

El último paso, es el hormigonado. Ya comprobada la colocación de la ferralla, se realiza el replanteo de la cota de hormigonado colocando marcas de pintura o barras de acero laterales. Para facilitar la nivelación de la superficie de hormigón, se disponen cuerdas entre las marcas indicadas. El hormigón se vierte en forma directa desde una altura menor o igual a 1,5 metros evitando la segregación y tomando los recuadros correspondientes en tiempos de mucho frio o calor. Se va colocando de modo continuado o en capas, con esperas de manera que cuando se coloca una capa, la anterior aun debe presentar un estado plástico para impedir la formación de junta fría.